Lunes 20 hs - Sábados 10 hs
Whatsapp:+54 9 11-5762-2985
Facebook: Cascos Azules FM Twitter: cascosazulesarg Instagram: cascosazulesarg

Creación - Dirección y Conducción :
Eduardo Horacio Cundins
Co - Conducción :
Alejandra Formoso Urruzola
Producción:
Federico Cundins - Valeria Diaz

Siguenos:
$('#slide').cycle({ fx:'turnDown', delay: -4000 });

GANADOR DEL PREMIO:

FARO DE ORO 2011
RUBRO TESTIMONIAL

FARO DE ORO 2010
RUBRO SERVICIOS

NOMINADO AL FARO DE ORO 2009

GAVIOTA DE ORO 2009
RUBRO CULTURAL EDUCATIVO

EMBAJADA DE PAZ POR LA ORGANIZACIÓN MIL MILENIOS Y LA FUNDACIÓN PAZ, ECOLOGÍA & ARTE

Argentinos por el mundo en Misión de Paz

PROGRAMA DECLARADO DE INTERES CULTURAL Y AUSPICIADO POR
LA SECRETARIA DE CULTURA DE LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN

Skip Navigation LinksInicio»Noticias»Ampliación de Noticia

UN GRANDE

miércoles, 15 de julio de 2020

Es muy difícil tratar de mantener la calma en días como el de hoy. A todos los que me acusan de mentiroso y dicen que les doy asco, náuseas o cosas similares, les retribuyo la atención y los bloquearé en cuanto tenga tiempo para individualizarlos uno por uno entre en la catarata de comentarios de todo tipo que he recibido hoy.
A los que pretenden una sublevación popular. ¡Háganla! simplemente conmigo no cuenten. Yo soy un idiota que cree que el sistema democrático es el menos malo entre los malos. . Resulta que votamos como el traste y ahora queremos salir a voltear a un gobierno al que mayoritariamente votó la ciudadanía. Yo tengo la enorme tranquilidad de que lo vengo anticipando aquí mismo, desde hace mucho tiempo.
A los que le reclaman al Ejército, nada menos, que se subleve. Con el mayor de los respetos, ¿Por qué no se van al diablo?
Les voy a explicar: Yo soy de la época en que el Reglamento de Servicio Interno, firmado en su primera página por el presidente de la Nación Argentina decía: “El Ejército Argentino constituye una de las reservas morales trascendentes en la vida espiritual del país, por lo que deberá ser depositario y custodio permanente de sus más caras tradiciones y velar por la continuidad histórica de la Nación”(,,,). “El ejército es la primera condición de existencia de todo estado independiente y está destinado a mantener el orden en el interior y a salvaguardar la integridad del territorio contra los enemigos del exterior”. 
Ustedes podrán decir que es una exageración, o no; y estar de acuerdo, o no. Pero para mí y los militares de mi generación, eso era ley y palabra santa. Y más en una época donde, por lo menos para nosotros, estaba claro que éramos la última herramienta a disposición del Estado a la que podía echar mano para garantizar su supervivencia. Tan es así que políticos, peronistas, radicales, sindicalistas, empresarios, religiosos, periodistas, etc, etc, se cansaron de golpear la puerta de los cuarteles pidiendo soluciones de todo tipo en defensa de sus propios intereses y no dejando gobernar a los del signo contrario. Esa fue la historia de nuestro país de la que tooooooodos los de mi generación para arriba, somos responsables.
Ahora bien. Los que aplaudieron la derogación del Código de Justicia Militar y con ello le sacaron todo el soporte legal a las Fuerzas Armadas; los que votaron a sus representantes de todos sus partidos que anularon las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida que ellos mismos habían promulgado. Los que se alegraron cuando las Cámaras se excedieron en la aplicación del Decreto 158 de Alfonsín que ordenaba sólo el juzgamiento de las Juntas Militares y permitieron que oficiales y suboficiales de esa época, que cumplieron órdenes emanadas del Estado dentro del marco institucional y en una guerra, ahora se están pudriendo en prisión; los que se creyeron el cuento de los "jóvenes idealistas" que defendían la democracia, cuando lo que menos querían era defender la democracia, sino instalar una dictadura comunista, ya que fue en democracia y durante la presidencia del propio Perón cuando alcanzaron su máxima expansión; los que pedían con la escupidera en la mano que les devolviéramos la paz frente a la agresión terrorista; los que aplaudieron a rabiar el golpe del ’76, saltaron como locos después del Mundial ’78, y vitorearon a Galtieri el 2 de abril, y después se hicieron los tontos diciendo ¡yo argentino!, ¡qué barbaridad!. Los que despreciaron a los veteranos de Malvinas. Los que votaron delegados constituyentes que le dieron carácter constitucional a tratados internacionales cuya letra se opone a la de nuestra Constitución, y aceptaron sin chistar su aplicación retroactiva. Los que aceptaron y usaron y usan la palabra “genocidio” y hablan de “terrorismo de estado”, y permitieron que sus representantes incluyeran en la Constitución una cláusula que hace que el delito de sedición no sea amnistiable. Los que celebraron la nueva Ley de Defensa y la de Seguridad Interior como un logro. Los que piden que las Fuerzas Armadas hagan el trabajo de la Policía o de la Gendarmería, o de la Prefectura. Los que festejaron la anulación parcial de los indultos de Menem (sólo para los militares); los que permitieron que a muchos acusados se los juzgara dos veces por la misma causa. Los que no dijeron nada cuando se dejaron de lado todos los principios básicos del derecho que sostenían a nuestra constitución liberal. Los que le tuvieron simpatía a Bonaffini y a Carlotto; los que aplaudieron los circos de los juicios de “lesa Humanidad”. Los que encima se llenan la boca llamando represores a los pobres viejos que están presos por haber cumplido órdenes en una guerra, mientras sus propios hijos y nietos andan por la calle con una remera del Che Guevara. Los que permitieron que a sus hijos y a sus nietos les llenaran la cabeza con un relato lleno de mentiras en todos los institutos educativos del país. Los mismos a los que les importó un carajo que la propia Corte Suprema de Justicia ignorara los principios más elementales del derecho por conveniencia o connivencia política. Esos mismos, que son la inmensísima mayoría de este país: radicales, peronistas, socialistas y comunistas. Mayoría que incluye a los Longobardi, Lanata, Feinmann, Baby Etchecopar, Leuco, etc. etc., a quienes escuchan con devoción. Esos mismos, que son la mayoría de ustedes, o de sus padres, me vienen a decir ahora a mí, un simple infeliz que escribe en este muro para no volverse loco o reventar de bronca, que el Ejército debería levantarse contra esta manga de corruptos que nos gobierna, con el famoso grito de guerra ¡Animémonos y vayan!, les digo con todo respeto ¡Váyanse al diablo!
El Ejército Argentino (al que le debo mi formación y todo lo que soy) gracias a la inmensa mayoría de nuestro pueblo que lo ha permitido, no es más la reserva de nada, ni la última herramienta a disposición del Estado para nada. Ha sido atacado, bastardeado, acusado, juzgado, encarcelado, desarmado, debilitado, adoctrinado y atemorizado convenientemente, con la anuencia y aprobación de la mayoría de los representantes políticos que quienes escriben estas cosas han votado. Y me incluyo. Porque yo también voté a muchos que me han traicionado. Sus hombres y mujeres siguen siendo dignos soldados y gozan de todo mi afecto, pero no les pidamos a ellos también un sacrificio que no pueden hacer.
La herramienta era el voto; y votamos como la mona. Y yo lo estoy diciendo acá desde hace 7 años. ¡Yo escribo para descargarme la bronca! No me generen más bronca diciendo lo que yo ya sé, cuando muchos se pasaron 40 años haciéndose los distraídos y mirando para otro lado.
Y al que no le guste lo que digo, pues eso es lo que creo y a diferencia de muchos, a esta altura de mi vida no voy a ceder en mis convicciones.
El Ejército Argentino y las Fuerzas Armadas de la Nación son las dignas herederas de nuestras jornadas más gloriosas, y hoy son lo que son, bueno o malo, gracias a la acción de todos nosotros, los que como siempre, nos hacemos los giles. Los mismos que me dicen ¿a mí?, sin siquiera avergonzarse, que Videla se quedó corto, pero en su vida movieron un sólo dedo, ni dijeron una palabra, ni escribieron una línea, ni nada, nunca, para evitar que mis camaradas y amigos se sigan muriendo en prisión por habernos regalado 40 años de paz..
¡Y yo me había propuesto bajar un cambio!
Jorge Tisi Baña

© 2012 - CASCOSAZULES.com.ar - Argentina - Todos los derechos reservados - Mapa del Site