Lunes 20 hs - Sábados 10 hs
Whatsapp:+54 9 11-5762-2985
Facebook: Cascos Azules FM Twitter: cascosazulesarg Instagram: cascosazulesarg

Creación - Dirección y Conducción :
Eduardo Horacio Cundins
Co - Conducción :
Alejandra Formoso Urruzola
Producción:
Federico Cundins - Valeria Diaz

Siguenos:
$('#slide').cycle({ fx:'turnDown', delay: -4000 });

GANADOR DEL PREMIO:

FARO DE ORO 2011
RUBRO TESTIMONIAL

FARO DE ORO 2010
RUBRO SERVICIOS

NOMINADO AL FARO DE ORO 2009

GAVIOTA DE ORO 2009
RUBRO CULTURAL EDUCATIVO

EMBAJADA DE PAZ POR LA ORGANIZACIÓN MIL MILENIOS Y LA FUNDACIÓN PAZ, ECOLOGÍA & ARTE

Argentinos por el mundo en Misión de Paz

PROGRAMA DECLARADO DE INTERES CULTURAL Y AUSPICIADO POR
LA SECRETARIA DE CULTURA DE LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN

Skip Navigation LinksInicio»Noticias»Ampliación de Noticia

La Argentina, frustración ética del Che

domingo, 18 de octubre de 2020

https://www.lanacion.com.ar/editoriales/la-argentina-frustracion-etica-del-che-nid2482447
EDITORIAL

Una dirigencia política imbuida del fracasado espíritu revolucionario de Ernesto Guevara pretendió románticamente justificar el atraco al patrimonio público


El 9 del actual se cumplieron 53 años de la muerte de Ernesto "Che" Guevara en La Higuera, Bolivia. La publicación de un tuit en su homenaje en la cuenta de la Universidad de la Defensa Nacional dio lugar a un debate interno en el Ministerio de Defensa, por lo que debió ser borrado.

Para las Fuerzas Armadas, esa fracasada exaltación del Che guardaría simetría con la de los dos militares muertos en el combate de Potrero Negro, en Tucumán, a manos del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), que también debió ser borrada de Twitter por orden del Ejército semanas atrás, sobre lo que oportunamente nos ocupamos en estas columnas. Ambos hechos han puesto nuevamente en discusión la figura del Che y su persistente vigencia en la Argentina kirchnerista.

La figura de aquel guerrillero romántico ha prevalecido en el imaginario popular por sobre la realidad del fusilador serial, obnubilado por un sueño utópico, que solo provocó muerte y miseria en todo lugar donde prometió liberación.

El marxismo revolucionario aborrece la "apropiación burguesa" del Che. Denuncia que ha sido convertido en objeto de consumo, personaje de póster o impresión en camiseta, símbolos de imposturas burguesas, carentes de contenido transformador. Habría que contarles a los ideólogos guevaristas que, en la Argentina actual, la malversación de su imagen ha superado una utilización anodina tan poco redituable para alcanzar márgenes de rentabilidad mucho más convenientes, pero igualmente disociados de su ideario.

¿Qué pensaría el rosarino si pudiera regresar a su país natal ahora, en 2020? El Che adhirió al marxismo "humanista", enarbolando el paradigma del "hombre nuevo", según expresión de Aníbal Ponce, su mentor. Al profundizar en elucubraciones del joven Marx ("Manuscritos de 1844"), concluyó que no basta con eliminar el derecho de propiedad para transformar la sociedad. Lo esencial es crear una sociedad nueva, no alienada, con otra ética personal, solidaria, carente de espíritu de lucro, sostenida con trabajo voluntario, sin incentivos materiales, ni cálculo económico. Él mismo dio el ejemplo al trabajar gratis en el Estado cubano.

¿Si pudiera regresar a la Argentina, qué pensaría el Che de quienes lo invocan como modelo político, pero lo utilizan para dar un barniz moral a sus instintos depredadores?

Difícilmente el "mártir" de La Higuera podría digerir que quien mejor representa sus ideas en la Argentina sea una señora acusada de defraudar al Estado por cifras millonarias, recibir coimas para beneficiar a amigos, lavar dinero con sus hoteles y, finalmente, hacer ricos a sus hijos donándoles bienes mal habidos. Difícilmente creería que su discípula más fiel reclama, además de su sueldo como vicepresidenta, dos pensiones vitalicias y sin pagar por ambas impuesto a las ganancias.

Tampoco entendería cómo dos secretarios personales de ella y de su exmarido pudieron acumular fortunas con modestos sueldos de asistentes. El Che quedaría lívido con los videos de José López tratando de esconder sus millonarios bolsos en un convento o del hijo de Lázaro Báez contando billetes en La Rosadita o de los 4.664.000 dólares de la desocupada Florencia , protegida del gobierno cubano, a buen recaudo en su caja de seguridad bancaria.

Y, con certeza, haría fusilar en la Fortaleza de la Cabaña a quienes se apropiaron de recursos para viviendas sociales ( Sueños Compartidos ), a quienes exigieron retornos para abonar subsidios al transporte, realizar compras de vagones o importar gas licuado, y diseñaron mil otros mecanismos para desviar fondos públicos en provecho privado, invocando causas populares.

¿Dónde están en la Argentina los "hombres nuevos" que pretendía el Che para sus seguidores y discípulos? ¿Son "hombres nuevos" los aliados del kirchnerismo, como Hugo y Pablo Moyano, Hugo Yasky, Omar Plaini, Roberto Baradel o Sergio Palazzo? ¿Qué diría el Che si supiera que el dueño de los medios "progresistas" es Víctor Santa María, otro sindicalista millonario varias veces denunciado por presunto lavado de dinero?

¿Cómo reaccionaría el Che cuando se acercasen a abrazarlo los "hombres nuevos" que acaudillan provincias donde eternamente se reverencia su nombre, pero se sostiene convenientemente la pobreza, como Juan Manzur, Gildo Insfrán o Gerardo Zamora?

La Revolución Cubana representó una ruptura con el marxismo ortodoxo, que preveía etapas anteriores a la dictadura del proletariado. El Che cuestionó la pasividad de la Segunda Internacional, controlada por tibios socialismos, que admitían alianzas con las burguesías nacionales en la transición. Fue el Che quien impulsó la lucha armada sin dilación en los países subdesarrollados. En su opinión, en América Latina los empresarios eran una lacra, un "furgón de cola" del imperialismo y jamás aliados de una revolución. Tampoco aceptó la "bota soviética" en Cuba y, por eso, Fidel Castro lo mandó a hacer revoluciones a otra parte.

¿Qué pensaría el Che, si regresase a la Argentina, sobre quienes lo invocan como modelo político, pero establecen alianzas espurias con "esas lacras", haciendo negocios para provecho de testaferros, empresarios clientelistas y confeccionando sellos de goma para lucrar con el Estado?

El autor de los Diarios de motocicleta se desmayaría al conocer el sistema de colusión pactado entre funcionarios y contratistas para adjudicar obras viales. Quedaría estupefacto con los artilugios de Amado Boudou para quedarse con la imprenta de moneda. Tendría un soponcio al conocer a Cristóbal López y su monopolio de tragamonedas. Le daría una pataleta si le explicasen cómo usó el impuesto a los combustibles para comprar estaciones de Petrobras. Y sufriría un síncope cuando le contasen cómo ese mismo López se adueñó de la fábrica de soda Solvay para obtener de parte de Néstor Kirchner beneficios crediticios y fiscales retroactivos.

Como si fuera poco, tendría problemas con el Nodio, ese observatorio de la desinformación y la violencia simbólica creado por el Gobierno para silenciar a la oposición, a la que en claro ejercicio de proyección se le atribuye "utilizar el discurso del odio". Para el Che, el odio era esencial en la lucha por la liberación, como lo aprendieron sus discípulos guerrilleros en la Argentina y ahora pretenden disimular los fervorosos partidarios del observatorio.

En su mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental (1967), sostuvo que "el odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal".

Con toda seguridad, si el Che viniese a la Argentina, preferiría ser objeto de consumo, personaje de póster o impresión en camiseta, antes de ser utilizado como excusa moral para justificar atracos al patrimonio público bajo el aura romántica que rodea su imagen o desatar odiosas internas en el observatorio del odio.

© 2012 - CASCOSAZULES.com.ar - Argentina - Todos los derechos reservados - Mapa del Site