Lunes 19 hs - Sábados 10 hs
Whatsapp:+54 9 11-5762-2985
Facebook: Cascos Azules FM Twitter: cascosazulesarg Instagram: cascosazulesarg

Idea y Dirección :
Eduardo Horacio Cundins
Conducción y Community Managers:
Alejandra Formoso Urruzola y Claudio Rodolfo Machado
Producción:
Federico Cundins - Valeria Diaz

Siguenos:
$('#slide').cycle({ fx:'turnDown', delay: -4000 });

GANADOR DEL PREMIO:

FARO DE ORO 2011
RUBRO TESTIMONIAL

FARO DE ORO 2010
RUBRO SERVICIOS

NOMINADO AL FARO DE ORO 2009

GAVIOTA DE ORO 2009
RUBRO CULTURAL EDUCATIVO

EMBAJADA DE PAZ POR LA ORGANIZACIÓN MIL MILENIOS Y LA FUNDACIÓN PAZ, ECOLOGÍA & ARTE

Argentinos por el mundo en Misión de Paz

PROGRAMA DECLARADO DE INTERES CULTURAL Y AUSPICIADO POR
LA SECRETARIA DE CULTURA DE LA PRESIDENCIA DE LA NACIÓN

Skip Navigation LinksInicio»Programas Emitidos»Ampliación de Programa

EL DESAFÍO DE LOGRAR LA PAZ

Programa Nº 1319 emitido el lunes, 19 de septiembre de 2022

El director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, tomó posesión de su cargo el 3 de diciembre de 2019. El OIEA (conocido en el sistema de Naciones Unidas, como organización de los “Átomos para la paz y el desarrollo”, el OIEA es el centro internacional de cooperación en la esfera nuclear. El Organismo trabaja con sus Estados Miembros y múltiples asociados de todo el mundo para promover el uso de las tecnologías nucleares con fines pacíficos y en condiciones de seguridad tecnológica y física).
Este organismo muestra optimismo sobre zona de seguridad en central nuclear ucraniana de Zaporiyia según un informe publicado recientemente poco después de la misión del argentino y del equipo internacional que lo acompañara sobre el terreno, el organismo de la ONU había recomendado el establecimiento de una zona de protección del emplazamiento. 
La planta que fuera asediada y agredida por la avanzada soviética ubicada a 100 km al norte de la Península de Crimea podría requerir el despliegue de una misión de paz de contar con la anuencia  
 
El OIEA, la agencia nuclear de la ONU, recomienda tras su reciente visita a la planta atómica ucraniana de Zaporiyia que se establezca una zona se seguridad alrededor de la central y se detengan los bombardeos "de inmediato" para evitar un posible desastre radiactivo. 
 
"Esto requiere un acuerdo de todas las partes para el establecimiento de una zona de seguridad nuclear y protección alrededor de la central nuclear de Zaporiyia", señala el informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) difundido este martes (06.09.2022) en Viena. 
 
Zaporiyia, ocupada por fuerzas rusas y desconectada desde la tarde del lunes de la red ucraniana, ha sido escenario de bombardeos de los que Rusia y Ucrania se acusan mutuamente y que supone un riesgo de desastre nuclear desde hace meses. 
 
"La situación actual es insostenible y la mejor medida para garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares de Ucrania y su población sería que este conflicto armado terminara ya", afirma el documento de 52 páginas. 
 
SIETE RECOMENDACIONES PARA EVITAR DESASTRE NUCLEAR
 
El OIEA expone siete recomendaciones concretas para evitar los riesgos de un desastre nuclear en la planta, la más grande de Europa con sus seis reactores, y el establecimiento de esa zona de seguridad es la primera de ellas. 
 
"Si bien el bombardeo en curso aún no ha desencadenado una emergencia nuclear, sigue representando una constante amenaza para la seguridad nuclear", sostiene el informe. 
 
A partir de las 19.00 GMT, el director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi, presentará las conclusiones del documento ante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York. 
 
Además de las recomendaciones de seguridad, el documento confirma la presencia de material militar ruso dentro de la planta y de la presencia de personal de la empresa estatal nuclear rusa Rosatom, algo criticado por el OIEA. 
 
"El equipo observó la presencia de personal militar ruso, vehículos y equipos en diversos lugares en la planta nuclear de Zaporiyia, incluidos varios camiones militares en la planta baja de las salas de turbinas de la unidad (reactor) 1 y la unidad (reactor) 2", señala el organismo. 
 
PIDEN RETIRO DE EQUIPOS MILITARES 
 
Los inspectores nucleares piden que se retiren esos equipos militares porque interfieren en posibles operaciones de seguridad de la planta y esos espacios no se concibieron para ese uso militar. 
 
El OIEA también critica la presencia de personal de Rosatom, la agencia nuclear rusa, ya que interfiere en las "líneas normales de mando o autoridad operativa y crea posibles fricciones en lo que respecta a la toma de decisiones". 
 
El informe muestra preocupación por el deterioro de diversos elementos de la planta y la dificultad técnica para repararlos. 
 
"El equipo fue testigo de que varios equipos eléctricos en la zona del patio de maniobras estaban dañados debido a los recientes bombardeos y que las reparaciones de algunos de estos equipos requerirían mucho tiempo, ya que las piezas de repuesto estaban hechas a medida", señala el documento.  
 
CT  (EF, NTV) 
 
 
 
COLOMBIA EN   BUSCA DE LA PAZ TOTAL

El Gobierno de Gustavo Petro y las disidencias de la guerrilla de las FARC tuvieron una “reunión exploratoria” para “valorar la posibilidad de iniciar diálogos”, lo que podría incluir un cese al fuego bilateral. Esta es una de las estrategias de “paz total”, una iniciativa del presidente Petro para negociar con los grupos ilegales que aún están activos en Colombia.  
 
Una delegación del Gobierno de Colombia y otra del “estado mayor central” de las disidencias de las FARC se reunieron en el departamento de Caquetá, ubicado al sur del país, con el fin de analizar un posible inicio de diálogos de paz con disidencias de las FARC que no se acogieron al acuerdo de la Habana en 2016. 
 
DRONES EN UCRANIA  

Los drones comerciales están siendo muy útiles para los ucranianos en el campo de batalla. Los videos muestran que los soldados los usan para vigilar a las tropas rusas y encontrar un mejor punto de ataque. De hecho, algunos de estos aparatos se han ajustado para contener pequeños explosivos que se pueden lanzar sobre el bando enemigo. Estos son solo algunos de los métodos que el Ejército ucraniano ha estado utilizando para contrarrestar los ataques rusos. 
 
CORRALITO LIBANÉS
 
Los libaneses asaltan los bancos con armas de juguete. La ira de los libaneses por los límites a los retiros en cajeros automáticos durante casi tres años aumentó en las últimas semanas, con algunos depositantes asaltando sucursales bancarias y tomando por la fuerza sus ahorros atrapados. 
Abdul-Rahman Zakariya y Mohammed Rustom han estado detenidos desde el miércoles. Las autoridades los acusan de irrumpir en una sucursal bancaria y ayudar a una ciudadana a tomar sus ahorros retenidos. 
La del Líbano es una crisis que data de décadas atrás, pero se agudizó en 2019, con una pobreza que afecta a más del 80% de la población y una población que ha visto perder alrededor del 95% de su valor a la libra libanesa, que alcanzó nuevos mínimos este lunes, llegando a 38.600 libras por dólar. 
 
Argirópolis pag 91 Ed El Aleph publicado por 1ra vez en 1850


Así vamos cada día de mal en peor, y continuará el mal en adelante, mientras no organicemos un gobierno nacional que se proponga por objeto único de sus esfuerzos poblar el país y crear riquezas. Este propósito, seguido con tesón por una serie de años, acelerará de un modo prodigioso nuestro desenvolvimiento, pero para llevarlo a cabo se requiere otra organización dada al país, y otro espíritu que el que ha aconsejado y dirigido la política de la nación. ¿Qué hacen, por ejemplo, esos enviados que ganan diez mil pesos anuales, en Washington, Río de Janeiro, Londres, París? Arrastrarse ante gobiernos que no hacen caso de ellos, o confundirse entre la turba de diplomáticos haraganes, dándose aire de grandes señores y dándose buena vida con nuestras rentas. 
 
Presidente de la Nación Argentina 12 de octubre de 1868-12 de octubre de 1874 vicepresidente Adolfo Alsina 
Predecesor   Bartolomé Mitre Sucesor    Nicolás Avellaneda 
 
Ministro plenipotenciario de Argentina en los Estados Unidos 4 de diciembre de 1863-23 de julio de 1868 presidente     Bartolomé Mitre
Predecesor         Emilio de Alvear 
Sucesor         Manuel Rafael García Aguirre 
 
FIRMENICH Y EL ODIO  

Acaba de sorprender con una nueva nota publicada en la prensa digital. No sorprende su acostumbrada falta de autocrítica sobre la orgía de violencia que desataron durante la década del 70 los Montoneros y el ERP, responsables de 17.380 víctimas conforme la información documentada en poder del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv). 
 
Con su habitual soberbia, Firmenich se quejó de la “proscripción al peronismo montonero con la teoría de los dos demonios”, para rematar con la temeraria afirmación de que esa proscripción “no es ajena a la triste decadencia actual”. 
 
Por: Carlos Manuel Acuña, La Nación. 

En 1959, con el nombre de Uturuncos, surgió el primer grupo en Tucumán. 
El acontecimiento más importante en la historia de la Argentina moderna fue la guerra revolucionaria que la incluyó -involuntaria y trágicamente- en el apogeo de la Guerra Fría que caracterizó al mundo bipolar nacido en el final de la Segunda Guerra Mundial. 
Las guerrillas, identificadas y dependientes del proyecto comunista que resultaría derrotado, formaron parte de un proceso desplegado en gran parte de los países latinoamericanos, pero definido por idénticos parámetros: una lucha armada continental organizada después del triunfo de la revolución cubana, alcanzado en enero de 1959 con el inexplicable beneplácito del Departamento de Estado norteamericano. En ese territorio calificado de periférico se enfrentaban las dos grandes potencias, en tanto China no se mantenía ajena con su propia versión del marxismo, más activo e intransigente. 
El proceso subversivo en los distintos países fue similar, las consignas idénticas, iguales los argumentos políticos, y las contradicciones simultáneas o posteriores fueron las mismas. Hasta las excepciones cronológicas que existieron -México, Perú, Colombia- resultaron absorbidas por el terrible proceso que incluyó el componente indígena explotado en aquellos lugares donde era importante. 
Entre nosotros también existió con la mítica teoría expansiva del Frente Revolucionario Indoamericano Popular (FRIP), que fue la primera, y rápidamente agotada, organización que fundaron en 1961 los hermanastros de Mario Roberto Santucho, al que cedieron la jefatura. La ideología común a todos los escenarios careció de fisuras significativas, sólo tuvo matices y adecuaciones a los países y ámbitos geográficos donde se desató la lucha armada, concepto este último que nutrió a una doctrina que afirmaba que esa lucha era imprescindible y excluyente para conquistar el poder. 
 
LAS GUERRILLAS ARGENTINAS 
 
 
Este principio jamás fue abandonado. Incluso se aplicó en Chile cuando, con elecciones legítimas, el marxista Salvador Allende llegó a la presidencia de la república. Entonces, el poderoso y oficialista Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) aceleró con violencia el proceso de socialización de la Unidad Popular y apuró el fracaso de la «experiencia» desarrollada en el país trasandino. 
Con relación al papel cumplido por los partidos comunistas, el caso argentino no difirió de lo ocurrido en otras latitudes: las dirigencias partidarias tradicionales se opusieron formalmente a las guerrillas pues estimaban premonitoriamente que serían derrotadas, inaugurándose un proceso que demoraría en exceso la victoria mundial del comunismo. 
En los hechos, esas dirigencias cumplieron con los deseos de la URSS de no inmiscuirse abiertamente en la guerra revolucionaria para no comprometerla y mantener su capacidad diplomática y comercial, pues los soviéticos eran crónicos compradores de cereales y alimentos a causa, entre otros motivos, de su sistema colectivista. 
Para suplir la falta de un orgánico respaldo político, en la mayoría de los partidos comunistas del continente surgieron disidencias, movimientos separados y nuevas organizaciones de superficie o subterráneas destinadas a canalizar las vocaciones subversivas de los más entusiastas. De paso, se aseguraba dentro de lo posible la vigencia de la pureza ideológica y una estructura de conexiones que sería útil en un futuro todavía impredecible. 
Entre nosotros, la primera guerrilla apareció a mediados de 1959 con el nombre de Uturuncos. Consistió en un conglomerado heterogéneo de jóvenes que se decían justicialistas y que bregaban por el retorno al país del expresidente Juan Domingo Perón, a la sazón exilado luego de su derrocamiento en 1955. 
En la banda había de todo y su jefe, Enrique Manuel Mena, cayó finalmente preso. Recluido en una cárcel de Tucumán, provincia donde el grupo produjo durante algunos meses asaltos y otras depredaciones menores, en los finales de 1960, fugó a Cuba para adoctrinarse y recibir una mejor instrucción en terrorismo, pero en 1970 se supo que murió de cáncer en nuestro país, adonde había regresado secretamente para sumarse a los planes subversivos. 
Esta primera operación guerrillera fue pergeñada desde Cuba por el ex diputado nacional justicialista John William Cooke para pulsar las calculadas reacciones posibles y favorables que se esperaban en distintos ámbitos. 
El impacto político con el que especulaban los Uturuncos se derrumbó cuando en plena acción los órganos oficiales del Partido Justicialista condenaron severamente el intento guerrillero. Únicamente se implementó una drástica represión policial que detuvo a casi todos los integrantes de la banda. 
Pero la definición del PJ contraria a la actividad guerrillera no sería suficiente para desalentar a Cooke, cuya compañera era la influyente y dinámica dirigente comunista Alicia Eguren. Con pleno respaldo cubano, el Gordo Cooke era consciente de la importancia que ofrecía la amplia base popular del justicialismo -vedado en esos años para actuar políticamente-, si se lograba conquistarla mediante una modificación de su doctrina visceralmente anticomunista. Todo el esfuerzo que desplegó hasta su temprana muerte, en 1968, apuntó hacia ese objetivo revolucionario, compartido también por jóvenes intelectualizados, preferentemente universitarios y pertenecientes a los segmentos medios y medios altos de la sociedad. 
Cooke operó desde La Habana con amigos como Ricardo Obregón Cano - luego gobernador de Córdoba en 1973, cuando Héctor J. Cámpora triunfó en las elecciones presidenciales de ese año-, y a su inspiración se debieron las tempranas organizaciones Resistencia Peronista y Peronismo Revolucionario. Agruparon a sinceros militantes peronistas, pero básicamente fueron verdaderos anticipos del proceso de penetración ideológica denominado «entrismo», que consistió -y consiste- en la conquista de organismos, grupos y personas para modificar desde adentro su esquema de ideas e invertirlo progresivamente. 
Esto mismo sucedió con las llamadas Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) que, pese a su origen abiertamente anticomunista y específicamente contrario a la revolución cubana, comenzaron lentamente a variar de posición a comienzos de los años sesenta. Nacidas para afirmar la doctrina justicialista -incluso mediante violentos encontronazos en manifestaciones callejeras y en los medios estudiantiles- durante esos años de impedimentos políticos para el peronismo, ingresaron paulatinamente en el delito común para recaudar fondos con miras a un futuro contestatario todavía indefinido y lejano. Una vez que lo hicieron, se mostraron los primeros efectos del entrismo. 
En consecuencia, las FAP actuaron como un verdadero puente ideológico y por su organización absolutamente descentralizada se convirtieron en inasibles y hasta se rodearon de un cierto misterio al carecer de jefes visibles e identificables, pero crecieron y con el tiempo aportaron recursos a las bandas que comenzaron a formarse en los finales de la década. Desgastadas y divididas, iniciados los años setenta dieron paso a las nuevas guerrillas como los Montoneros, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), los Descamisados o las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), que representaron una escalada operativa e ideológica -ya definitivamente marxista- que con otros grupos como el Partido Comunista Revolucionario o las corrientes estrictamente trotskistas como La Verdad y sus derivaciones ofrecían variables para el reclutamiento y la base para crear nuevas estructuras si las primeras se agotaban. 
Hubo bandas para todos los gustos; las mencionadas argumentaban tácticamente una mayor o menor identificación con el justicialismo, aunque sin poder explicar razonablemente el violento enfrentamiento que mantenían con aquellos que eran la columna vertebral del Movimiento Justicialista: los sectores obreros, que jaqueados con muertos y heridos y por organizaciones minoritarias que respondían a la ultraizquierda combatiente -como la llamada CGT de los Argentinos, que dirigía Raimundo Ongaro- resistían masivamente al marxismo. 
A su vez, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), cuyo jefe máximo, Santucho -el preferido por Fidel Castro- tenía contactos con determinados sectores del radicalismo, criticaba abiertamente a Perón y a su movimiento y ofrecía un menú ideológico que mezclaba el trotskismo con el marxismo. 
 
MILITARES CUBANOS 
 
Pese a las diferencias, las organizaciones revolucionarias sólo competían entre sí por mostrarse con mayor capacidad de violencia. En los hechos actuaron aliadas y a veces expresamente coordinadas con el mismo fin de tomar el poder por la fuerza. 
Mucho antes de que estas bandas irrumpieran en el escenario, en Orán, Salta, surgió a comienzos de 1963 el llamado Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP) al mando del periodista argentino Jorge Masseti -íntimo de Ernesto Guevara- y la conducción militar del capitán cubano Hermes Peña Torres, que formaba parte de la guardia personal del Che. La operación fue organizada por Abelardo Colomé Ibarra, que con los años alcanzaría la jerarquía de general del ejército de Cuba y se desempeñaría como ministro del Interior de Fidel Castro. Con la misma eficiencia que aplicó para lanzarlos a Masseti y Peña Torres sobre territorio argentino, en la misma oportunidad y con una anticipación que demostraba cómo se preparaban los planes subversivos, creó -incluyendo los famosos embutes- buena parte de la logística destinada al posterior desembarco de Guevara en la selva del sur boliviano, rumbo a su último fracaso, abandonado por Castro, el Partido Comunista de Bolivia y su amigo, el agente francés Régis Debray. 
Comparado con los Uturuncos, el EGP fue algo más que un tanteo pues su misión consistía en crear un foco rural preparatorio de la posterior llegada de Guevara. Debía expandirse y respaldar la formación de campamentos revolucionarios, como los descubiertos en Córdoba y otros lugares estratégicos, pero después de casi un año de enfrentamientos con la Gendarmería Nacional no logró crecer, fracasó la esperada afluencia masiva de jóvenes guerrilleros y, tras producir muertos y heridos, quedó liquidado a comienzos de 1964, con la mayoría de sus integrantes prisioneros. 
Desde sus inicios, el EGP estuvo infiltrado por falsos guerrilleros que eran agentes de Inteligencia de la Policía Federal Argentina y también por otro, realmente misterioso, que se llamaba Ciro Bustos. Este era un pintor mendocino que no sólo no fue hallado, sino que años más tarde reapareció en Bolivia durante la aventura de Guevara, al que significativamente también abandonó junto con Debray, que se «evaporó» poco después de su captura. El gobierno radical del presidente Arturo Illia denunció lo que ocurría y el canciller de ese entonces, Miguel Angel Zavala Ortiz, informó al Congreso de la Nación de los planes cubanos y la presencia en Cuba de centenares de jóvenes argentinos que viajaron secretamente para recibir instrucción militar y afianzar su ideología. 
 
FRANCIA Y EL TERCERMUNDISMO 
 
La presencia de Francia en este complejo proceso fue una constante y se registró no solamente por la presencia de los discutidos curas obreros que recalaron en el Obispado de Avellaneda y que pertenecían al Partido Comunista Francés, o por la estada y gestiones de Debray aquí, en Bolivia y otros países latinoamericanos. 
En el otro extremo, visitaron la Argentina, alertaron y formularon recomendaciones militares franceses que vinieron a Buenos Aires, donde volcaron sus experiencias contra las guerrillas de Indochina y las del Frente de Liberación Nacional (FLN) que enfrentaron en Argelia. También fue un exmilitar francés el que con el grado de capitán traicionó a su ejército, trabajó para el mencionado FLN y se ordenó sacerdote católico para difundir las ideas marxistas, convirtiéndose en una avanzada de lo que posteriormente, en 1964, sería el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Se trataba de Gilberto Rufenach, que una vez descubierto se fugó en 1960 para instalarse en nuestro país en la porteña parroquia de Todos los Santos y Animas, en el barrio de Villa Crespo, donde causó ingentes problemas y trabajó intensamente con células importantes del Partido Comunista Argentino. 
 
Por Carlos Manuel Acuña 
Especial para La Nación 
El autor es periodista profesional desde 1960. Recientemente publicó el libro Por amor al odio: el drama de la subversión en la Argentina, de Ediciones del Pórtico. 
 



#Naciones #Unidas #Argentina #Fuerzaaerea_arg   #United #Nations #Peacekeeper #FuerzasArmadas #Ejercitoarg  #unpeacekeeping #gendarmerianacional #armadaoficialok  #guerra #rusia #ucrania 

Escuchar Programa Nº 1319 en el Site 4shared.com - intercambio de archivos gratuito y de almacenamiento.

© 2012 - CASCOSAZULES.com.ar - Argentina - Todos los derechos reservados - Mapa del Site